Blogia
La opinión de los alumnos de la FCA

¿CUÁNTO CUESTA BAJAR DE PESO?

La decisión de iniciar una rutina de ejercicio, dieta y visitas al nutriólogo puede desfalcar tu bolsillo si no lo tienes contemplado en tu presupuesto.

Para perder peso no es suficiente tener la disciplina de cambiar de hábitos, seguir una dieta o asistir constantemente al gimnasio. Hace falta tener la cartera lista para invertir en mejorar tu salud.

Es algo que descubrió Lorena Márquez, psicóloga de 40 años. En febrero de 2016 le detectaron diabetes. Sus hábitos alimenticios y el hipotiroidismo la habían llevado a pesar 120 kilos. Este rango estaba fuera de lo ideal, pues su estatura es de 1.59 centímetros.

 “Probé muchísimas dietas, después un médico internista me cambió la alimentación y bajé 10 kilos en un año. Pero me estanqué”, cuenta Márquez. La única solución que le daban era hacerle un bypass gástrico, una cirugía que modifica anatómicamente el sistema digestivo, en el que se deja un pequeño estómago y se conecta directamente con el intestino delgado.

Por recomendación de su hermana, llegó al consultorio de una nutrióloga que le dio una dieta basada en proteína en polvo y verduras verdes y rojas, sin carbohidratos ni azúcares. La ve cada tres o cuatro semanas y paga 700 pesos por cita. “Con esta alimentación, la idea es no perder músculo, sino hacer que mi cuerpo se alimente de las grasas que tiene”, explica Márquez. Así fue como en los primeros 15 días perdió 10 kilos.

Mensualmente, gasta 1,500 pesos en comprar los alimentos que integran su alimentación y el bote de 3 libras de proteína –que tiene un costo variable de 780 a 1,200 pesos, según la marca-. Además, toma multivitamínicos, calcio y omega, que le cuestan 180 pesos mensuales. Su dieta es flexible, va por fases e incluso en ocasiones puede cumplir algunos de sus antojos e incluir proteína animal.

Para Yamel Márquez, médico especialista en nutrición clínica, del Centro de Especialidades Médicas e Investigación de México (CEMIM) y el Hospital Ángeles Metropolitano, una dieta balanceada debe incluir verduras, frutas, cereales y tubérculos, leguminosas y alimentos de origen animal.

“Debe ser completa al combinar los alimentos de cada uno de los grupos, equilibrada sin exceder porciones, suficiente, variada y adecuada a los gustos de cada persona”, explica. El médico asegura que comer sano no es caro, pues depende del lugar donde se compren los alimentos, como mercados y centrales de abasto. El costo de una consulta con el nutriólogo o médico especialista en nutrición depende de su trayectoria y hospital o clínica donde te atienda y oscila entre los 350 y los 1,000 pesos.

Según la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en un estudio realizado en 2014 sobre cuánto cuesta comer sano, una comida compuesta de sopa de lentejas, pechuga asada con ensalada de lechuga, espinaca, aguacate y jitomate, tortillas y una manzana –comprando estos alimentos en su precio mínimo- costaría 33 pesos y, en su precio máximo, 60 pesos. Mientras que comprar una comida rápida y rica en grasas costaría entre 61 y 105 pesos, detalla la Profeco.

Jenny Ochoa, agente de relaciones públicas de 38 años, debido a su sobrepeso genético y malos hábitos alimenticios, a los 26 años (en junio 2006) se sometió a una gastropatía vertical, operación en la que los médicos engrapan el estómago para reducirlo, pues pesaba casi 140 kilos. De esta manera y con un medicamento empleado para bajar de peso, su apetito disminuyó y en un año bajó 45 kilos. El costo de la operación con la hospitalización fue superior a los 60,000 pesos.

Sin embargo, Ochoa no cambió sus hábitos alimenticios y después de ese tiempo volvió a aumentar. “Lo que hacía es que lo que me sobraba del plato de comida, lo ponía para llevar y me lo comía en el transcurso del día. Hoy seguramente, la parte de mi estómago que era pequeña ahora es más amplia”, comenta.

Hace dos años, Jenny volvió a alcanzar los 133 kilos e inició un nuevo esquema de alimentación: toma maltadas por la mañana y por la noche de un producto en el que gasta 110 pesos por día. Además, va al gimnasio desde hace tres meses y paga una mensualidad de 600 pesos. Ochoa ha disminuido 30 kilos y sus hábitos cambiaron: sacó de su vida los jugos y refrescos y no deja de desayunar.

Yamel Márquez comenta que el ejercicio siempre es necesario para bajar de peso y mantener una salud cardiovascular adecuada. “El mejor ejercicio es hacer una combinación de fuerza con resistencia y cardiovascular, pueden empezar con caminata e integrar después otros ejercicios según su tolerancia”, explica.

El costo de inscribirte a un gimnasio varía dependiendo la zona en la que te encuentres, los aparatos o servicios a lo que tengas acceso y si requieres de servicios complementarios como nutriólogo, entrenador, clases extras y estética. Los gimnasios locales o que están dentro de tu colonia pueden cobrarte en promedio 500 pesos y regalarte la inscripción u ofrecerte un 2x1 el primer mes. Los que pertenecen a las grandes cadenas, como Sport World y Sport City México, tienen una inscripción que va desde los 1,500 hasta los 1,800 pesos y mensualidades desde 1,700 hasta 3,120 pesos.

Si quieres ponerte en forma o recuperar tu peso ideal, a partir de esta declaración anual 2017, el gasto en nutriólogo es deducible de impuestos. El requisito es que los servicios sean de un profesional titulado y se obtenga la factura electrónica correspondiente.

Otro

Mensual

Costo (pesos)

Consulta con el nutriólogo **

Aplica

350 a 1,000

Suplementos y vitaminas

Aplica

100 a 300

Proteína en polvo

Aplica

700 a 2,800

Dieta individual***

Aplica

1,500 a 3,000

 

 

 

Samantha Álvarez

Bibliografía:

https://expansion.mx/finanzas-personales/2018/08/29/cuanto-cuesta-bajar-de-peso?utm_source=Matutino&utm_campaign=4f555eb368-EMAIL_CAMPAIGN_2018_08_29_01_13&utm_medium=email&utm_term=0_35f350be4e-4f555eb368-111740681#

 

 

 Opinión personal

En lo personal me parece muy interesante y me llama mucho la atención este articulo debido a que en la realidad es cierto todo lo que menciona, muchos mexicanos a veces queremos comenzar una dieta, pero el simple hecho de ver precios en el gimnasio nos asusta ya que tienen una mensualidad aproximada de 500 pesos. Y si hablamos del precio de las verduras o comida recomendada baja en calorías nos damos cuenta que es más costosa que las comidas rápidas.

Es por ello que es un verdadero dilema el elegir entre nuestro presupuesto, en nuestro caso como estudiantes dinero del lonche, a comprar un producto más económico pero con menos aportación nutrimental y más calorías. 

 

 

Torres Esparza Gabriela

Grupo: 241

La decisión de iniciar una rutina de ejercicio, dieta y visitas al nutriólogo puede desfalcar tu bolsillo si no lo tienes contemplado en tu presupuesto.

Para perder peso no es suficiente tener la disciplina de cambiar de hábitos, seguir una dieta o asistir constantemente al gimnasio. Hace falta tener la cartera lista para invertir en mejorar tu salud.

Es algo que descubrió Lorena Márquez, psicóloga de 40 años. En febrero de 2016 le detectaron diabetes. Sus hábitos alimenticios y el hipotiroidismo la habían llevado a pesar 120 kilos. Este rango estaba fuera de lo ideal, pues su estatura es de 1.59 centímetros.

 “Probé muchísimas dietas, después un médico internista me cambió la alimentación y bajé 10 kilos en un año. Pero me estanqué”, cuenta Márquez. La única solución que le daban era hacerle un bypass gástrico, una cirugía que modifica anatómicamente el sistema digestivo, en el que se deja un pequeño estómago y se conecta directamente con el intestino delgado.

Por recomendación de su hermana, llegó al consultorio de una nutrióloga que le dio una dieta basada en proteína en polvo y verduras verdes y rojas, sin carbohidratos ni azúcares. La ve cada tres o cuatro semanas y paga 700 pesos por cita. “Con esta alimentación, la idea es no perder músculo, sino hacer que mi cuerpo se alimente de las grasas que tiene”, explica Márquez. Así fue como en los primeros 15 días perdió 10 kilos.

Mensualmente, gasta 1,500 pesos en comprar los alimentos que integran su alimentación y el bote de 3 libras de proteína –que tiene un costo variable de 780 a 1,200 pesos, según la marca-. Además, toma multivitamínicos, calcio y omega, que le cuestan 180 pesos mensuales. Su dieta es flexible, va por fases e incluso en ocasiones puede cumplir algunos de sus antojos e incluir proteína animal.

Para Yamel Márquez, médico especialista en nutrición clínica, del Centro de Especialidades Médicas e Investigación de México (CEMIM) y el Hospital Ángeles Metropolitano, una dieta balanceada debe incluir verduras, frutas, cereales y tubérculos, leguminosas y alimentos de origen animal.

“Debe ser completa al combinar los alimentos de cada uno de los grupos, equilibrada sin exceder porciones, suficiente, variada y adecuada a los gustos de cada persona”, explica. El médico asegura que comer sano no es caro, pues depende del lugar donde se compren los alimentos, como mercados y centrales de abasto. El costo de una consulta con el nutriólogo o médico especialista en nutrición depende de su trayectoria y hospital o clínica donde te atienda y oscila entre los 350 y los 1,000 pesos.

Según la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en un estudio realizado en 2014 sobre cuánto cuesta comer sano, una comida compuesta de sopa de lentejas, pechuga asada con ensalada de lechuga, espinaca, aguacate y jitomate, tortillas y una manzana –comprando estos alimentos en su precio mínimo- costaría 33 pesos y, en su precio máximo, 60 pesos. Mientras que comprar una comida rápida y rica en grasas costaría entre 61 y 105 pesos, detalla la Profeco.

Jenny Ochoa, agente de relaciones públicas de 38 años, debido a su sobrepeso genético y malos hábitos alimenticios, a los 26 años (en junio 2006) se sometió a una gastropatía vertical, operación en la que los médicos engrapan el estómago para reducirlo, pues pesaba casi 140 kilos. De esta manera y con un medicamento empleado para bajar de peso, su apetito disminuyó y en un año bajó 45 kilos. El costo de la operación con la hospitalización fue superior a los 60,000 pesos.

Sin embargo, Ochoa no cambió sus hábitos alimenticios y después de ese tiempo volvió a aumentar. “Lo que hacía es que lo que me sobraba del plato de comida, lo ponía para llevar y me lo comía en el transcurso del día. Hoy seguramente, la parte de mi estómago que era pequeña ahora es más amplia”, comenta.

Hace dos años, Jenny volvió a alcanzar los 133 kilos e inició un nuevo esquema de alimentación: toma maltadas por la mañana y por la noche de un producto en el que gasta 110 pesos por día. Además, va al gimnasio desde hace tres meses y paga una mensualidad de 600 pesos. Ochoa ha disminuido 30 kilos y sus hábitos cambiaron: sacó de su vida los jugos y refrescos y no deja de desayunar.

Yamel Márquez comenta que el ejercicio siempre es necesario para bajar de peso y mantener una salud cardiovascular adecuada. “El mejor ejercicio es hacer una combinación de fuerza con resistencia y cardiovascular, pueden empezar con caminata e integrar después otros ejercicios según su tolerancia”, explica.

El costo de inscribirte a un gimnasio varía dependiendo la zona en la que te encuentres, los aparatos o servicios a lo que tengas acceso y si requieres de servicios complementarios como nutriólogo, entrenador, clases extras y estética. Los gimnasios locales o que están dentro de tu colonia pueden cobrarte en promedio 500 pesos y regalarte la inscripción u ofrecerte un 2x1 el primer mes. Los que pertenecen a las grandes cadenas, como Sport World y Sport City México, tienen una inscripción que va desde los 1,500 hasta los 1,800 pesos y mensualidades desde 1,700 hasta 3,120 pesos.

Si quieres ponerte en forma o recuperar tu peso ideal, a partir de esta declaración anual 2017, el gasto en nutriólogo es deducible de impuestos. El requisito es que los servicios sean de un profesional titulado y se obtenga la factura electrónica correspondiente.

Otro

Mensual

Costo (pesos)

Consulta con el nutriólogo **

Aplica

350 a 1,000

Suplementos y vitaminas

Aplica

100 a 300

Proteína en polvo

Aplica

700 a 2,800

Dieta individual***

Aplica

1,500 a 3,000

 

 

Samantha Álvarez

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres